social

Los riñones son los órganos principales del sistema urinario humano.

Se encargan de la excreción de sustancias de desecho a través de la orina y cuentan con otras funciones muy importantes, entre ellas la regulación del equilibrio del medio interno del organismo (homeostasis), controlando el volumen de los líquidos extracelulares, la osmolaridad del plasma sanguíneo, el balance de electrolitos y el ph del medio interno.

Además el riñón fabrica hormonas como la eritropoyetina que regula la producción de glóbulos rojos de la sangre y la renina que regula la presión arterial. 1​ Los riñones son órganos pares con forma de judía o habichuela. En los seres humanos se ubican en la parte posterior del abdomen a ambos lados de la columna vertebral, cada riñón mide 12 cm de largo y 6 de ancho. Pesa entre 150 y 170 gramos en un adulto promedio.

La ausencia de riñones o su falta de funcionamiento es incompatible con la vida, por ello los enfermos con insuficiencia renal grave precisan la utilización de procedimientos de dialisis (riñón artificial) o un trasplante de riñón para continuar con vida. El peso de los riñones equivale al 1 % del peso corporal total de una persona.

Los riñones tienen un lado cóncavo y otro convexo. En la porción cóncava que mira hacia adentro hay una región central llamada hilio por la cual entra en el riñón la arteria renal y sale la vena renal y el uréter. En el riñón humano pueden distinguirse dos áreas diferenciadas, una zona externa de color más claro que se llama corteza y otra interna que recibe el nombre de médula renal. La médula renal contiene entre 8 y 18 estructuras de forma cónica que se llaman pirámides renales. En el vértice de cada pirámide se encuentra la papila renal muy próxima al hilio.

Del hilio renal parte el uréter por el cual la orina transita hasta la vejiga urinaria desde donde se vierte al exterior a través de la uretra. Los riñones son órganos esenciales para la vida, responsables de varias funciones, entre ellas filtraje de sangre, control de los niveles sanguíneos de electrolitos (sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio), de la presión arterial, de la cantidad de agua del cuerpo, estimulando la producción de glóbulos rojos, producción de vitamina D, etc.

Muchas enfermedades de los riñones tienen poco o ningún síntoma en sus etapas iniciales. La mayoría de los pacientes solamente descubre que es portadora de la enfermedad renal en etapas avanzadas, cuando no hay mucho que hacer para salvar la función de los riñones. La mejor manera de identificarse precozmente las enfermedades del riñón es a través de exámenes de sangre y orina. La dosificación de la creatinina sanguínea nos permite calcular la tasa de filtración sanguínea de los riñones, mientras que el examen simple de orina puede identificar la presencia de sangre, proteínas, glucosa u otras sustancias que apuntan para una posible enfermedad renal. La presencia de sangre en la orina, sea visible o no, puede ser causada por varias enfermedades, entre ellas: Cáncer de riñón. Cáncer de vejiga.

Cáncer de próstata. Cálculo renal. Infección urinaria (Lee: CISTITIS – INFECCIÓN URINARIA).> Hiperplasia benigna de la próstata. Enfermedades de los glomérulos (glomerulonefritis). Anemia falciforme. Enfermedad renal poliquística. Trauma renal. Medicamentos. Tuberculosis urinaria. Esfuerzo físico. Exceso de calcio en la orina. Endometriosis. Orina espumosa LEER MAS

Vídeos relacionados con el tema.
Publicidad.
contador de visitas
Seguridad de la página de inicio